abril 7, 2020

Los 10 secretos del Titanic mejor guardados | ¡Descúbrelos!

Muchos de los secretos del Titanic permanecerán por siempre en las brumas. Las historias de esas más de 1.500 personas fallecidas, nunca podrán conocerse por completo. Los sobrevivientes, en cambio, lograron arrojar luz sobre las oscuridades de una tragedia inesperada. Cientos de investigadores, a lo largo de más de un siglo, se han dedicado al estudio de este legendario barco. En las próximas líneas descubrirás los secretos del Titanic más estremecedores.

1. Un simulacro de emergencia fue cancelado el mismo día del accidente. No se sabe exactamente por qué, pero el capitán Smith canceló un simulacro de emergencia ese mismo día. Probablemente menos gente hubiera muerto si hubiera sabido cómo evacuar el barco.

2. Otro de los secretos del Titanic, que contrasta con la opulencia del barco, es que la mayoría de sus pasajeros del tuvieron que compartir los baños, y es que sólo las dos suites en primera clase tenían baños privados. En tercera clase, en la que viajaban más de 700 pasajeros, sólo había dos bañeras.

3. Sólo unos segundos antes o con una maniobra diferente se podría haber evitado el choque. Si el aviso de iceberg hubiera llegado sólo unos segundos antes se podría haber evitado el choque. Desde el momento en los vigías dieron la voz de alerta, los oficiales en el puente sólo tuvieron 37 segundos para reaccionar antes de que el Titanic golpeara el iceberg, pero para la maniobra que utilizó el primer oficial Murdoch se necesitaban 70 segundos. Dicen los especialistas que Murdoch eligió la opción más lenta y complicada. Una maniobra más sencilla probablemente hubiera evitado el choque.

4. Ya es bien sabido que los botes salvavidas eran insuficientes para el número de pasajeros, y que, además, no iban en su máxima capacidad. Pero el primer bote salió increíblemente ¡una hora después de dar la alarma!, e iba sólo con 24 personas, aunque su capacidad era de 65. En los botes se salvaron dos de los nueve perros que viajaban a bordo del Titanic.

5. Otro de los secretos del Titanic que asombra por su crueldad, es la historia de un hombre, cuya identificación quedó perdida en la historia. Sin embargo, se sabe que viajó en un barco que naufragó, en el año 1871. Sobrevivió, pero quedó con un terror desmedido a los incendios y hundimientos. Justamente, para vencer estos temores, embarcó en el Titanic. Creía que el trasatlántico más grande del mundo, jamás se hundiría. No sobrevivió.

6. Este es quizás de los secretos del Titanic más despiadados, y es que cuando comenzó a enviar señales de socorro, el trasatlántico Carpathia, que iba rumbo a Croacia, fue en su ayuda. Su capitán dio la orden de virar hacia esa dirección a toda marcha, aumentando la velocidad de 14 a 17.5 nudos, lo que permitió llegar al Titanic en 3,5 horas, en vez de las 5 habituales. La distancia entre ambos barcos era de 93 kilómetros. Pero el secreto desgarrador de esta historia, es que a tan sólo 20 a 30 kilómetros del Titanic, se encontraba otra nave. Un barco de carga llamado SS Californian, que, por razones aún no del todo esclarecidas, no respondió al llamado.

7. Generalmente solemos escuchar que los excesos en el alcohol son perjudiciales para la salud, pero en este caso, unas copas de más fueron la diferencia entre la vida y la muerte. Otro de los secretos del Titanic poco conocidos, es la hazaña de Charles Joughin, un hombre que logró nadar por más de dos horas en las heladas aguas del océano Atlántico, hasta que fue rescatado. Según los doctores, el hombre logró mantenerse a nado gracias a todo el whisky que había tomado durante la noche, que reguló su temperatura corporal.

8. Los medios de comunicación pueden llegar a crear escenarios en el imaginario colectivo, que tienen poco de realidad. Eso justamente ocurrió con el naufragio del Titanic. Las primeras notas periodísticas que abordaron la tragedia, declararon simplemente que no hubo bajas. Tardaron dos días en darse cuenta de la magnitud del naufragio y corregir el error.

9. El 17 de abril de 1912, un día antes de que los sobrevivientes del Titanic llegaran a Nueva York, el barco Mackay-Bennett zarpó desde Nueva Escocia, en busca de los cadáveres. De los más de 1.500 muertos del naufragio, sólo se encontraron 328 cuerpos, pero 119 de ellos sufrieron daños tan graves, que fueron sepultados en el mar. Sin embargo, la incógnita de qué pasó con los cadáveres del Titanic no acaba aquí. Se dice que fueron seleccionados por sus pertenencias. Los que tenían joyas que los identificaban como de clase alta, eran rescatados. Los que vestían con la sencillez propia de los pasajeros de tercera clase, simplemente fueron ignorados.

10. Cerramos este recorrido por los secretos del Titanic, con un libro profético que llevó por título «El Naufragio del Titán». Fue publicado en 1898, catorce años antes del hundimiento. En él, su autor, Morgan Robertson relata un naufragio increíblemente parecido, que salió del mismo puerto que el Titanic, golpeó un iceberg que lo hundió, y tenía pocos botes salvavidas.

Este trasatlántico que fue el icono del poderío y la opulencia, es una muestra más de la vulnerabilidad humana. Estos son sólo algunos de los datos escondidos que han logrado salir a la luz, pero los secretos del Titanic, los más sentidos, se quedaran por siempre en los cuerpos insepultos de las personas que allí murieron, y para los que las gélidas aguas del Atlántico se convirtieron en tumba.

Fuente: Supercurioso.com